El mercadillo erótico

Sex shop Europa, tu tienda erótica online.

Si deseas una mayor intimidad a la hora de comprar productos sexuales en una tienda erótica, siempre puedes comprar a través de una tienda online en internet. En la tienda Sex Shop Europa, se han volcado en el servicio al cliente, hacen de la confidencialidad uno de los motivos de su negocio. Para que te sientas libre y cómod@ comprando los artículos que su tienda erótica online pone a tu alcance, realizando tus compras con total libertad.

En este sexshop encontrarás una extensa selección de artículos donde el sexo y el placer son los protagonistas. Si te gusta disfrutar de tus relaciones de pareja y vives el sexo con la máxima intensidad, te aseguramos que has dado con el lugar adecuado, una tienda erotica de calidad.

Con la máxima discreción y confidencialidad, presenta una gran cantidad de buenas ideas con las que hacer nuestra vida sexual mucho más placentera y divertida, nos ayuda a alejarnos de la monotonía que deriva en la rutina. Experimentar ayuda a vivir nuevas sensaciones y el sexo es el terreno idóneo para probar. Vibradores, consoladores, bolas chinas, masturbadores, películas porno y muchos más juguetes eroticos están a tu alcance en este sex shop online.

Para disfrutar sol@ o en pareja esta tienda erótica nos aporta sorpresas únicas y experiencias alucinantes. Si quieres dar un toque de diversión y picardía en tus relaciones sexuales o sacar toda esa pasión que llevas dentro, no pierdas de vista la selección que este sex shop ha hecho exclusivamente para ti.

la educación sexual

LA EDUCACIÓN SEXUAL COMO PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA ENTRE LOS SEXOS

El título de esta ponencia resulta muy atractivo en estos tiempos donde se ha empezado a visualizar socialmente hasta que punto es grave la problemática de la violencia entre los sexos, se cuentan las mujeres muertas por decenas cada año, por lo que se ha ido creando una gran sensibilidad social y una voluntad política importante a la hora de intentar luchar contra este problema.

Se han creado leyes especificas, ayudas, casas de acogida para mujeres maltratadas, algún programa de tratamiento con maltratadores, para paliar esta problemática, y cuando se habla deprevención, parece que estamos todos de acuerdo en que la mejor forma de prevenir es educando. A raíz de esto se están haciendo diversos programas aquí y allá, principalmente con financiación pública y desde varios enfoques.

Yo quiero hablar desde aquí de una Propuesta de Intervención Educativa desde la Sexologíapara el abordaje de esta cuestión.

En primer lugar, mi propuesta de trabajo desde la Educación Sexual entra en contradicción, paradójicamente, con el título de este artículo, ya que mi propuesta se basa en la necesidad de plantear la Educación en positivo como criterio pedagógico, centrada en la promoción de valores más que en la prevención de males, por tanto hablare más de la promoción de la formación de vínculos de equidad entre los Sexos,  que de mera prevención de violencia entre los Sexos.

¿Por qué este enfoque? Porque si nos centramos en que no haya violencia entre los Sexos estamos haciendo eso, evitar que nos peguemos, que unos/as machaquen a otros/as, que esta muy bien, pero no va más allá. Si hablamos de potenciar los vínculos de equidad, estamos hablando no solo de que no nos maltratemos, sino que además nos llevemos bien, nos conozcamos y entendamos y desarrollemos todos los valores de respeto, complicidad y encuentro que se entiende son necesarios para el establecimiento de vínculos equitativos, que ya es bastante más.

Para eso la herramienta que tenemos, y que entendemos buena y potente, es la Educación Sexual. Consideramos que trabajando desde la Educación Sexual estamos promoviendo las relaciones igualitarias y de mutuo respeto entre las personas y no solo en el ámbito privado sino también en el público.

educacion sexual

Según el planteamiento de los sexólogos Erick Pescador y Ana Isabel Fernández, las relaciones que con otros/as establece una persona se podrían situar en una pirámide que tendría ubicadas en su mitad inferior las relaciones personales (relaciones amistosas, familiares, de pareja, eróticas…) y el la mitad superior, acabando en punta, las relaciones pertenecientes al ámbito público (otras relaciones sociales, relaciones laborales, etc.).Si trabajamos el establecimiento de vínculos de equidad desde la base de la pirámide (y de la persona), es decir, desde los aspectos relacionales más íntimos, su sexualidad, estas formas de vinculación equitativa y de respeto serán extrapoladas al resto de la pirámide (al resto de los vínculos relaciones, bien sean privados o públicos)

Partiendo de esta premisa, queda claro que el trabajo desde la Educación Sexual es una piedra angular para el fomento de las relaciones equitativas entre los Sexos a todos los niveles, y en consecuencia, para la prevención de la violencia entre los mismos.

¿Desde qué Educación Sexual se ha estado trabajando y qué Educación Sexual proponemos?

Pero, ¿de qué hablamos cuando hablamos de Educación Sexual? Lo que generalmente se entiende por Educación Sexual, a la vista de la mayoría de los referentes sociales que tenemos al respecto, tiene más que ver con lo que nosotros llamaríamos EDUCACIÓN GENITAL, que pierde el carácter integral con el que debería atenderse la educación sexual, quedando restringido a aspectos muy concretos.

Desde este planteamiento de habla de anatomía y fisiología, que se traduce en saber cómo son y cómo funcionan mis genitales, placer y reproducción, cómo usar y para qué sirven mis genitales y prevención de I.T.S.´s y embarazos o bien, cómo hacer para prevenir los peligros que implica el uso y disfrute de mis genitales.

Por otro lado, y siguiendo en enfoque genitalista anteriormente planteado, se entiende que la educación sexual es importante, en tanto en cuanto, la sexualidad sigue siendo vista como una fuente de peligros a evitar (peligro de embarazos no deseados, peligro de ETS´s, peligro de abusos, etc.) por tanto en enfoque educativo que se plantea al tratar la sexualidad es preventivista, desde el miedo.

Nosotros apostamos desde nuestra propuesta por la educación en positivo, no tanto desde la prevención, sino desde una enfoque potenciador, que no solo previene sino que nos da mucho más. Desde el convencimiento de que la sexualidad no es una  fuente de males a prevenir sino como fuente de valores a cultivar.

¿Potenciando que valores?

  • Potenciar nuestro entendimiento acerca de nosotros y nosotras mismos/as como personas sexuadas.
  • Potenciar el encuentro entre los sexos
  • Potenciar nuestra autoestima como hombres y mujeres
  • Potenciar la vivencia placentera de nuestro cuerpo, deseos y relaciones
  • Potenciar la salud y el cuidado
  • Potenciar el respeto a uno/a mismo/a y al otro/a

De otra manera nos trataríamos solo lo urgente (prevenir ETS, embarazos, violencia, etc.) desde un enfoque demasiado, sin pasar nunca a encontrar tiempo para ocuparnos de lo importante, que seria el trabajo que se hace desde la base. Cuando primamos lo urgente sobre lo importante sin pararnos a pensar podemos, sin quererlo, estar haciendo a veces más daño que bien, consiguiendo en ocasiones transmitir que nuestra sexualidad en una fuente de miedos y no de valores.

¿Qué es entonces a nuestro entender la Educación Sexual? Educación Sexual no es educación genital sino Educación de los Sexos. Y de repente un par de “s” nos aclaran mucho el concepto, porque si decimos la Educación Sexual es la educación del sexo, todos estamos de acuerdo, pero sigue resultando confuso el concepto porque seguimos pensando en coitos más que en personas, sin embargo hablando de Sexos, las cosas van quedando más claras.

Esta Educación de los Sexos de la que hablamos implica muchas cuestiones, que enmarcamos partiendo de la teoría del Hecho Sexual Humano del Doctor en Sexología Efigenio Amezúa, Director de los Estudios de Postgrado en Sexología de la Universidad de Alcalá de Henares y fundador del Instituto de Sexología de Madrid, que dirige desde hace 30 años.

El Hecho Sexual Humano gira en torno a cuatro conceptos básicos:

SEXO, SEXUALIDAD, ERÓTICA Y AMATORIA.

  1. El SEXO: Masculino o femenino.
  2. LA SEXUALIDAD: Como vivimos esa realidad de ser seres sexuados en masculino o femenino. Nuestra vivencia particular del hecho de ser hombre o mujer.
  3. LA ERÓTICA: Como se expresa esa realidad (fantasías, deseos…)
  4. AMATORIA: Como se concreta lo anterior a nivel de conductas, relaciones…

Estas son las partes que conforman el Hecho Sexual Humano, y ahora quiero pasar a concretar como trabajando cada una de ellas podemos potenciar los vínculos de equidad entre los Sexos.

  1. El SEXO: Masculino o femenino. Lo que somos, no cabe ser persona desligándolo del hecho de que somos personas sexuadas en masculino o femenino. Este no es un hecho estático sino un proceso en continua construcción a lo largo de las diversas etapas de nuestra vida, es un proceso biográfico de sexuación. Para el establecimiento de vínculos de equidad entre los Sexos debemos partir del entendimiento de nuestro proceso de construcción como hombres y mujeres.
  2. LA SEXUALIDAD: El SEXO es a la persona como LA SEXUALIDAD es a la personalidad. Para establecer vínculos de equidad con los y las demás debemos entender e integrar como se materializa en cada uno/a de nosotros/as la realidad de ser sexuado en masculino o femenino y los afectos y emociones que de nosotros/ as surgen como hombres o mujeres.

Partiendo de esta idea quiero hacer una critica al la terminología tantas veces utilizada deEducación Afectivo-Sexual. Este un término que a muchos sexólogos y sexólogas nos desconcierta, porque la educación afectiva esta integrada en lo que llamamos Educación Sexual de manera indisoluble ya que cuando trabajamos la sexualidad no estamos trabajando más que la  vivencia que tiene cada individuo del hecho de ser sexuado en masculino o en femenino y los afectos y emociones que desde este hecho surgen, sobraría pues el termino afectivo en la definición de esta educación ya que con Educación Sexual esta todo dicho.

Esta cuestión de lo afectivo sexual se entiende desde lo políticamente correcto, y desde un mal entendimiento de los que es Educación Sexual. Algunas personas partiendo del concepto erróneo de que Educación Sexual es educación genital o educación para el coito, necesitan incluir el termino afectivo y para explicar que no solo educan en lo genital y su utilización sino también en los sentimientos que lo rodean, (Sexo pero con cariño y suena menos fuerte). Aclarar esto por parte de los Expertos en Sexología es una labor importante, explicar lo que es Educación Sexual y que los técnicos encargados de dar nombre a los programas entiendan que no hay repetirse llamando educación afectivo-sexual a lo que es Educación Sexual, que el termino sexual deje de dar miedo.

  1. LA ERÓTICA: Son los deseos y fantasías que parten de nosotros/as como individuos sexuados en masculino o femenino. Nuestras ideas sobre el amor, las fantasías de realización personal, nuestros deseos en cuanto al posicionamiento frente al otro/a.

Este es un campo importantísimo para lograr el establecimiento de vínculos de equidad. Es necesario trabajarlo para ayudar a construir estas expectativas que tenemos de lo que es ser hombre y ser mujer de forma saludable, desmontando los roles sexuales estereotipados y ayudando a cada hombre y mujer a conectar con sus verdaderos deseos.

  1. AMATORIA: La amatoria es la materialización conductual (gestos, actitudes que muestro) de la erótica (mis deseos y fantasías). Romper con mitos, tabúes, aprender a identificar y manejar nuestras emociones, etc. (y volvemos sobre lo afectivo) es un campo de trabajo imprescindible para conseguir el establecimiento de relaciones equitativas y satisfactorias entre los Sexos.

La mejor manera de fomentar las relaciones equitativas y de respeto entre los sexos es desde la educación y la herramienta más integral y coherente que tenemos para ello es la Educación Sexual.

Una Educación Sexual  entendida como Educación de los Sexos que, en palabras de mi compañera, la sexóloga Ana Fernández Alonso, “ayude a los y las jóvenes a entenderse a si mismos/as y a entenderse entre ellos y ellas. A entender como se van haciendo hombres y mujeres, cómo se sienten y viven su cuerpo sexuado en masculino o femenino, y como se expresan como hombres y como mujeres, con sus matices (homosexual o heterosexual) y sus peculiaridades (diversas formas de expresión erótica)”  Una Educación Sexual que funcione como base sólida e imprescindible para el establecimiento de relaciones justas y equitativas entre todos y todas.